Saludos y bienvenida



Somos un grupo formado por profesionales sanitarios (medic@s y enfermer@s), pero abierto a todos aquellos profesionales de la salud interesados, cuyo objetivo fundamental es mejorar los aspectos comunicacionales de la relación médico-paciente, para ello realizamos cursos de formación a profesionales de la Comunidad de Madrid, fundamentalmente a los residentes de la especialidad de Medicina de Familia y de Enfermería de Familia.

comunicacionysalud.madrid@gmail.com



domingo, 6 de marzo de 2016

XXI CINE FORUM de la SoMaMFyC: "Un día perfecto".





El Grupo Comunicación y Salud de la SoMaMFyC tiene el gusto de invitaros a su próximo cineforum, que se celebrará el día 31 de marzo, a las 16,00 horas. En esta ocasión, el lugar donde se realizará la sesión no será en la sede de la sociedad, sino en el Ilustre Colegio de Médicos de Madrid (C/Santa Isabel 51).

En esta vigésimo primera edición de los cineforum de la somamfyc hemos querido celebrar el triunfo de la candidatura de Miguel Ángel Sánchez Chillón a la presidencia del Colegio de Médicos (candidatura que nuestra Sociedad apoyó), realizando excepcionalmente nuestra próxima sesión en una de las aulas del colegio de médicos. En este encuentro, se proyectará y comentará la película “Un día perfecto” del director Fernando León de Aranoa. Acudirá a la sesión Paula Farias Huanqui, autora del libro en el que se basa la película. Qué mejor símbolo para mostrar que nuestro colegio de médicos es de todos, y qué mejor manera de hacerlo que en un acto cultural con una película que recrea la labor humanitaria que realizan muchos médicos de nuestra comunidad.
Al igual que los anteriores cineforum, éste será coordinado por el Dr. Alberto López García-Franco, Colaborador del Grupo Comunicación y Salud, que nos adjunta una breve reseña de la película:




Tiene el agua ese misterio que apenas esconde el viento ni aciertan a descubrir las tempestades. Misterio de camino en sus ríos, de vértigo en sus oleajes o de punzante amenaza en el aterido filo de sus carámbanos. Pero sobre todo, tiene el misterio de la lluvia sobre la tierra yerma, sobre el cielo áspero, sobre nuestras plegarias.
Dejarse llover es el libro de Paula Farias, médico de familia con experiencia en ayuda humanitaria, en el que se basa la película “Un día Perfecto” y que nos describe la labor de unos cooperantes dedicados a aliviar las penas y aminorar las cargas que la pesada muerte produce. La muerte de esas guerras que tanto resentimiento e incomprensión dejan. La muerte de la guerra, con sus silencios, y su estela de culpa y pena.
Paula Farias nos describe los intentos de los miembros de una ONG por devolver el agua a una población anegada por el desamparo. ”Porque aquí los pueblos, de puro parecerse, terminan siendo el mismo, con el mismo aire espeso y lleno de renuncias, con el mismo entusiasmo mínimo, con la misma falta de calor”, nos dice la autora al hablar del paisaje de desolación en el que transcurre la acción. El ojbetivo será sanear un pozo del cadáver putrefacto que todo lo impregna. Devolver el agua a un valle que por carecer de todo, hasta sed tiene. Dejarse llover es el rescoldo que le queda al héroe, cuando una vez despojado de su armadura, se somete al dictamen de su conciencia y de la impotencia de sus acciones. Unos héroes “demasiado tozudos como para dejarse llorar en paz”. Demasiado humanos, como para creerse dioses.
Con este material, el director de cine, Fernando León de Aranoa, construye este relato de héroes cansados, ocupados en devolver la dignidad a una población masacrada por el rencor y la guerra. Devolver la dignidad que “esa sí que tiene bombas debajo”. La guerra de los Balcanes es el entorno en el que el director mueve a sus personajes, escépticos sobre los resultados de sus acciones, pero empeñados en llevarlas a cabo. Conscientes de que sus efectos beneficiarán a víctimas y verdugos…pero de que la neutralidad que se les exige, les impide tomar partido. Repartiendo una ayuda humanitaria de un primer mundo que ignora su sufrimiento y que no les permitirá llegar a ser refugiados...
Benicio del Toro Y Tim Robbins son los artífices de esta atinada reflexión cinematográfica que tan bien describe la labor de los cooperantes en zonas de conflicto. Director comprometido, León de Aranoa ya nos supo retratar la soledad (Familia, 1996), o las vicisitudes cotidianas de los supervivientes de una sociedad hostil, ya sea como adolescentes marginados (Barrio, 1998) o como parados machacados (Los lunes al sol, 2002). Ahora, en un día perfecto, sigue empeñado en mostrarnos las caras más adversas de la condición humana, pero con su habitual llamada a la esperanza. Con certeros golpes de realidad, pero aderezados con humor, ternura y hasta justicia
poética. Y es que tiene el agua ese misterio en su química, en sus efectos y en sus bendiciones. Y así, nieblando poco a poco y lloviendo bajito nos va colmando de sus dones. Esos que a fuerza de lavarnos nos limpia de la impía crueldad de las guerras.
No os la perdáis. Os esperamos.