Saludos y bienvenida



Somos un grupo formado por profesionales sanitarios (medic@s y enfermer@s), pero abierto a todos aquellos profesionales de la salud interesados, cuyo objetivo fundamental es mejorar los aspectos comunicacionales de la relación médico-paciente, para ello realizamos cursos de formación a profesionales de la Comunidad de Madrid, fundamentalmente a los residentes de la especialidad de Medicina de Familia y de Enfermería de Familia.

comunicacionysalud.madrid@gmail.com



jueves, 27 de septiembre de 2018

Comentarios al XXXI Cineforum

Buenas noches cinéfilos, curiosos, comunicantes... ya tenéis disponible la presentación que esta tarde habéis disfrutado después de la película. Esperamos que sigáis haciéndolo. Un saludo. GC&S Madrid

2 comentarios:

Concha Álvarez Herrero dijo...

Hemos hablado de la Medicina Comunitaria, de los Determinantes en Salud, porque estos determinantes explican la mayor parte de las inequidades sanitarias; esto es, son los causantes de las diferencias injustas y evitables observadas en y entre los países, en y entre las personas, en lo que respecta a la situación sanitaria.

Natalia Ñíguez Baños dijo...

Una elección acertadísima, sin duda, para mostrar el impacto del AMBIENTE como DETERMINANTE DE SALUD. La película refleja la estrecha relación que se crea entre COMUNIDAD (en este caso, un colectivo marginal de un rincón olvidado de la América profunda) y COMUNICACIÓN. La esencia de una comunidad es precisamente ser “comunicadora”, construir sus propios relatos, y sus maneras de comprender el mundo (condicionada por los recursos que tiene). Es por esta razón por la que creo que intencionadamente el director cuenta a modo de documental esta historia.
Un proyecto fallido de la Sociedad Americana, consumista e hipócrita, en el que se desata una tormenta que aboca al caos más absoluto. Una realidad desoladora, con un velo de ternura que cubre la dureza de una situación real para muchas familias.
Constantemente te muestra un escenario donde la Medicina Comunitaria salta como si se
tratase de una alarma de incendios!! (carencia de oportunidades en educación, recursos sanitarios, hábitos dietéticos, drogadicción e incluso psicopatología…) Con toda clase de crudezas e inmundicias, y un grupo de niños asilvestrados, “dejados de la mano de Dios”, que convierten la desventura en diversión y travesuras.
Y éste fue precisamente el encanto de esta película para mí, pues a través de los ojos de la inocente infancia, se desarrolla la trama, bajo un arcoíris a todo color, dentro de una burbuja de ”golosina” que representa con una sutileza exquisita, un micromundo sin moral (pederastia, adicciones, prostitución…) condenado al fracaso.
Te empapas de sus vidas, como si fueses parte del vecindario, viendo la dificultades de familias monoparentales, con mujeres con hijos pequeños, que tratan de sobrevivir con la mayor dignidad; en otras ocasiones, frustradas, por las adversidades de una vida sin recursos (económicos, emocionales, pero también culturales y sociales) que desbordan el vaso, desestabilizando toda ley, como les sucede a Halley y Moonee, bañadas por un tsunami de excesos y pobreza, sin equilibrio alguno. Como sostén de todo, interpretando un papel de juez, sheriff y padre, a la vez, el encargado del motel, Bobby, un personaje clave en la peli. Y todo esto contado prácticamente sin detalles, con situaciones rutinarias perfectamente seleccionadas y cargadas de simbología (árboles caídos, helados compartidos, baños en solitario, helicópteros que pasan de largo, incendios...). Os animo a los que no la habéis visto y muy agradecida de compartirla con los que asistieron!!!