Saludos y bienvenida



Somos un grupo formado por profesionales sanitarios (medic@s y enfermer@s), pero abierto a todos aquellos profesionales de la salud interesados, cuyo objetivo fundamental es mejorar los aspectos comunicacionales de la relación médico-paciente, para ello realizamos cursos de formación a profesionales de la Comunidad de Madrid, fundamentalmente a los residentes de la especialidad de Medicina de Familia y de Enfermería de Familia.

comunicacionysalud.madrid@gmail.com



martes, 12 de marzo de 2019

XXXIII Cineforum "Lucky"



El Grupo Comunicación y Salud de la SoMaMFyC tiene el gusto de invitaros a su próximo cineforum, que se celebrará el día 21 de marzo, a las 16,00 horas en la sede de la Sociedad (C/Fuencarral nº 18-1º D). En este encuentro, se proyectará y comentará la película “Lucky” del director John Carroll Lynch.  Al igual que los anteriores cineforum, éste será coordinado por el Dr. Alberto López García-Franco, Colaborador del Grupo Comunicación y Salud, -que nos adjunta la reseña de la película- y la Dra. Concha Álvarez Herrero.


Lucky

El Grupo Comunicación y Salud de la SoMaMFyC tiene el gusto de invitaros a su próximo cineforum, que se celebrará el día 21 de marzo, a las 16,00 horas en la sede de la Sociedad (C/Fuencarral nº 18-1º D). En este encuentro, se proyectará y comentará la película “Lucky” del director John Carroll Lynch.
En este encuentro, se proyectará y comentará la película “La llegada” del director Denis Villeneuve. Al igual que los anteriores cineforum, éste será coordinado por el Dr. Alberto López García-Franco, Colaborador del Grupo Comunicación y Salud, -que nos adjunta la reseña de la película- y la Dra. Concha Álvarez Herrero.


Érase una vez un cactus, un galápago y una viejecito de 90 años, acostumbrados a perdurar casi tanto como su recuerdo. El viejecito, y posiblemente el galápago, se plantean los interrogantes que todo ser longevo, aunque mortal, se plantea ante la inminencia de una muerte que no tardará en llegar. En la película “Lucky” se nos habla de ese declive inevitable que acompaña a la vejez en la figura de un viejo caquéctico (no más de 50 kilos) empeñado en mantenerse activo (le vemos que se levanta y hace su tabla de ejercicios cotidiana) para conservar su autonomía (que desde luego no es acosta de cocinar y abastecerse de víveres por sí mismo -porque en su deshabitada nevera tan sólo hay leche-) y fumar cuantas caladas puede depararle la vida. Protagonizado por Harry Dean Stanton, tardamos algún tiempo en percatarnos de la  profundidad filosófica del personaje. En el profundo existencialismo que impregna su actual existencia en la que le asaltan recuerdos y traumas de su infancia, muchos de ellos referidos al sin sentido de la vida, y que entonces le quitaban el sueño.
-¿Qué había antes de nacer? Es la pregunta que se  hace este existencialista personaje, eludiendo la pregunta que realmente le atormenta: ¿Qué habrá detrás de la muerte?. A su precario estado se le suma un episodio de pérdida de conciencia del que se recupera sin secuelas. Acude al médico y le dice que todo está correcto, pero que a determinadas edades…ya se sabe. Todo es amenaza en la vida de nuestro “joven” Lucky, pero llevada con la dignidad de los que se saben mortales y eso les hace más fuertes. Frecuenta un pub donde conversa con los parroquianos, sin alejarse un ápice de su tono existencialista, y conservando la dignidad, con cierto optimismo

- Todo desaparecerá…y no hay nadie al mando
- Y cómo nos lo tomamos - le responde un amigo
- Sonriendo.

Lucky es un personaje ateo, que lucha por enfrentarse a la muerte (el actor no pudo ver la película montada, pues murió a los 91 años, poco antes de su finalización). Los vecinos le respetan y le quieren. Quizás el sufrimiento y la muerte guardan relación con la empatía, y Lucky es empático hasta el contagio
En el bar que frecuenta descubrimos a uno de sus amigos (interpretado por David Linch, el padre del director de la película) que se muestra muy afectado porque su galápago se ha escapado. Ante las risas de los demás, Lucky los acalla.

- Un respeto. Nuestro amigo está dolido porque se le ha ido su mejor amigo. Silencio en el bar y luego declaración de perdones. Ejercicio de empatía contagiosa y colectiva reconociendo el dolor de un amigo.

Harry Dean Stanton nos regala una interpretación llena de matices. En su filmografía destacan películas como “Paris, Texas” (Win Wenders, 1984), “El padrino II” (1974) y “Corazonada” (1981) de Coppola, “Allien” (Ridley Scot, 1979), pero es con su amigo David Linch, que actúa en esta película, con el director que más ha trabajado (“Corazón salvaje” (1990), “Una historia verdadera” (1999), “Inland Empire” (2006)). En esta, su última película, le ha dirigido magistralmente el hijo del director: John Carrol Linch. Su carrera como actor es prolífica en papeles secundarios (como ese marido pusilánime de la policía Marge Gunderson , interpretado por Frances McDormand en la película “Fargo). Lucky, su primera película como director, nos muestra el talento de un director con un  peculiar mundo propio lleno de sugerencias.
 Con Lucky sonreímos para nuestros adentros, conscientes de la enorme fortuna de haber disfrutado durante más de una hora, de la compañía de este inclasificable anciano de enorme dignidad.
No os la perdáis. Os esperamos ¡

1 comentario:

Concha Álvarez Herrero dijo...

Contra la fantasía de que podemos ser eternamente jóvenes, existe la incómoda realidad de que necesitamos que aceptemos que no lo somos. Y partiendo del reconocimiento de este hecho, quizá podamos –como individuos, como sociedad y como médicos- realizar algunos cambios para reconfigurar nuestra existencia.
Necesitamos hacerlos entre todos. Te esperamos ¡